PUBLICACIONES
PUBLICACIONES
Artículos Publicados

Atraer la inversión ( 2013-10-12 )

DIARIO EL UNIVERSO
Miguel Macías Carmigniani

Luego de que el presidente Correa le dijo a los alemanes que se podían meter sus moneditas en las orejas (las que habían donado para no explotar el Yasuní), fui invitado por dos prestigiosos estudios jurídicos a dictar una conferencia en Fráncfort, Alemania, para atraer inversión extranjera al Ecuador, la cual, como ustedes saben, ha sido casi desapercibida en nuestro país.
Ante ese dilema expuse que una de las grandes ventajas que tiene nuestro país es la estabilidad macroeconómica de la que goza, gracias fundamentalmente a la dolarización y al alto precio del barril de petróleo, que desde el 2006 tenemos un Gobierno estable; que la inflación en el 2012 fue del 4,16%; que la construcción, el comercio, la manufactura, entre otros sectores, han tenido alto crecimiento; que la inversión extranjera está garantizada por nuestra Constitución; que los extranjeros tienen los mismos privilegios que los ecuatorianos, quienes tienen libre acceso a financiamiento local y al mercado de valores; que cualquier forma de confiscación es prohibida por la Constitución;  que en materia de impuestos las compañías pagan el 22% y las personas naturales de acuerdo a una escala, pagan hasta el 35%; y que el Estado puede delegar a la empresa privada las inversiones en áreas estratégicas de nuestra economía, como es el caso de la energía, el agua potable, las telecomunicaciones, etcétera. Expuse que nuestro Código de la Producción contempla, entre otras ventajas, exoneración durante cinco años del pago de impuesto a la renta en ciertas áreas de nuestra economía;  exoneración del anticipo del Impuesto a la Renta por cinco años para toda inversión nueva; libertad de producción y comercialización de bienes y servicios lícitos y la de importación y exportación de los mismos; la libre transferencia al exterior en divisas de las utilidades que provengan de la inversión extranjera registrada; la exoneración del impuesto a la salida de divisas para las operaciones de financiamiento externo; la deducción del 100% del costo de contratación de nuevos trabajadores, por cinco años; etcétera. Si celebramos acuerdos comerciales justos con nuestros principales socios comerciales, si descartamos la idea de que al someterse a arbitrajes internacionales se está cediendo soberanía y si les otorgamos la seguridad jurídica que todos requerimos, es probable que atraigamos la inversión que el país necesita.


<< Regresar
2013 ESTUDIO JURÍDICO MACÍAS HURTADO Y MACÍAS
DESARROLLADO POR